Consideraciones en torno al Complejo de Salud

complejosalud

La Asamblea de Profesores de la Universidad de Antioquia realizada el pasado jueves 9 de noviembre y citada con el propósito de analizar y discutir la construcción de un desarrollo infraestructural locativo denominado Complejo de la Salud, quiere dar a conocer a toda la comunidad universitaria de los siguientes puntos:

  1. Desde la construcción de la Sede de Investigación Universitaria (SIU), en el año 2003, a la Facultad Nacional de Salud Pública (FNSP) se le hicieron una serie de promesas, referentes a la construcción de una nueva sede en un sitio diferente al de su actual ubicación pues por la ampliación de la SIU y las deficiencias sismo resistentes de sus edificios, era prácticamente obligatorio salir de allí. Durante esos años, con una dedicación ejemplar, las comisiones de la FNSP trabajaron sin descanso buscando diseñar y construir lo que sería un modelo de facultad al servicio de la academia y de la sociedad. Para este efecto, la Universidad compró el lote de la Editorial Bedout en 2013 y todo parecía indicar que allí se ubicaría y construiría la nueva sede.
  2. Entre abril y septiembre de 2016, al pensar en la compra de otros espacios vecinos al lote de la Editorial Bedout con terrenos de Comfama y de otros propietarios, se fue fraguando un proyecto integrador para tres dependencias, la FNSP, la Facultad de Enfermería y la Facultad de Odontología. A comienzos el año 2017 y con base en las necesidades locativas de otras dependencias, la Rectoría presentó, y apresuradamente aprobó, la creación de un Complejo de la Salud en el lote que anteriormente ocupó la Lavandería del Instituto de Seguros Sociales, que es propiedad de la Universidad desde que ésta compró la Clínica León XIII en 2007. En dicho Complejo de la Salud estarían compartiendo espacios, servicios y auditorios todos ellos comunes, así como laboratorios, aulas y oficinas propios de cada una de las seis dependencias que allí se ubicarían: Facultad Nacional de Salud Pública, Facultad de Enfermería, Facultad de Odontología, Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Alimentarias, Escuela de Nutrición y Dietética y Escuela de Microbiología. Cuatro facultades y dos escuelas.
  3. Sobre este Complejo de la Salud ya se han tomado varias decisiones que competen con el futuro de toda la Universidad y de las seis dependencias implicadas. Se contrata una arquitecta para realizar la gerencia técnica del proyecto, y se contratan los servicios de la Corporación Interuniversitaria de Servicios (CIS), por $ 6.400 millones, para los estudios y diseños respectivos.
  4. En los últimos meses, en particular en la FNSP, al estudiar con detalle los diferentes aspectos relacionados con dicho Complejo de la Salud, se empieza a notar una diferencia abismal entre lo que propone la Universidad y lo que la comunidad académica de Salud Pública requiere. Sus directivas se ven abocadas a realizar una consulta entre los profesores, los empleados y los estudiantes, consulta que mayoritariamente y en los tres estamentos dijo rotundamente NO al Complejo de la Salud. Así las cosas, Salud Pública no se suma al Complejo de la Salud y seguirá buscando la solución de su problema locativo en otro sitio y con un modelo diferente.  

Como se deduce de lo anterior, la Universidad le incumplió a la FNSP y ahora la quiere obligar a ser parte de un modelo “Integrador” que no consideran apropiado. Son catorce años de trabajo y espera infructuosos, para que la Universidad presente una propuesta para ellos absurda por las siguientes razones, que ellos mismos han expuesto:

  • Complejo de la Salud sin la Facultad de Medicina no es completo ni complejo. Más aún sin la Facultad Nacional de Salud Pública.
  • El problema de espacios se resolvería con una o dos construcciones de altura, edificios de trece y ocho pisos según los estimativos preliminares. ¿Es posible acomodar unas 7000 personas en dichos edificios? Sin contar los visitantes. ¿Y qué pasará con los desarrollos futuros?
  • Los espacios inicialmente adjudicados a cada una de las seis dependencias son casi la mitad de lo que cada una ha reclamado son sus actuales necesidades, es decir, son insuficientes desde el comienzo.
  • ¿El modelo integrador implicará un solo administrador para ese complejo? ¿Una especie de gerencia o vicerrectoría? Y en el caso de los decanos y directores, ¿cuántos serán necesarios? Este solo aspecto demuestra que ese promocionado espacio integrador no ha sido lo suficientemente discutido en todas sus implicaciones.

La Rectoría justifica el proyecto en la “Integración de saberes”. ¿Cómo se da esto? ¿Basta con solo juntar las dependencias? ¿Se disminuirán los docentes de las asignaturas comunes? La Universidad ya ha hecho esto desde mucho tiempo atrás cuando creó los departamentos de las facultades de sociales y exactas. Este solo argumento requiere de una amplia discusión y a fondo.

Para la financiación de dicho Complejo de la Salud se han mencionado diferentes fuentes, como venta de activos y endeudamiento. Activos de la Universidad son el predio de La Ladera o Bosques Gil J. Gil ($20.000 millones), Reforestadora San Sebastián ($32.000 millones), Hacienda El Progreso en El Hatillo, posiblemente la Ciudadela Robledo y el lote de Editorial Bedout. Además, se viene un posible crédito del BID, ya que hablamos de $200.000 millones para el Complejo. Se pueden adicionar los posibles créditos de Findeter. Ya se nombró una comisión para estudiar la venta de esos activos.

La Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia consciente de la importancia del tema en discusión, llama a la administración de la Universidad a no actuar a la ligera, a no condenar a la Facultad Nacional de Salud Pública al atraso, a repensar la venta de activos entre ellos los de la Sede de Robledo que implicarían mayor hacinamiento, congestión y falta de espacios en la ciudad universitaria.

El proyecto en sí es importante, pero más importante es que el nuevo modelo académico, administrativo y educativo que se derivaría de la integración en unos edificios de altura, de seis dependencias, deben ser lo suficientemente debatidos en la comunidad universitaria y aprobados por ella. Somos defensores de la democracia y la autonomía de la Universidad y de sus estamentos.

La Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia está de acuerdo con la posición de la comunidad de la Facultad Nacional de Salud Pública y apoya su justa lucha por unas instalaciones dignas y acordes a sus expectativas futuras.

Ciudad universitaria, 14 de noviembre de 2017.

ASAMBLEA GENERAL DE PROFESORES DE LA Universidad de Antioquia

JUAN ESTEBAN PÉREZ MONTES                 JORGE ARISTIZÁBAL OSSA

Presidente                                                          Secretario

ASOCIACIÓN DE PROFESORES DE LA UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

icon6 icon5 icon3 icon2 icon1 icon4

Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia. Todos los derechos reservados | Medellín 2014

Desarrollado por: Desarrollo web Coviper net services

Casino Bonus at bet365 uk

Redes Sociales

f1

t1

y1

y1

y1