Plan Nacional de Desarrollo-PND 2018-2022. Pacto por la Equidad: Sin pacto ni Equidad

BBV7qdZ.imgPor Román Restrepo Villa

Facultad Nacional de Salud Pública

En medio de una lluvia de denuncias y movilizaciones sociales en su contra, el PND cursa su etapa final que conducirá a su aprobación en el Congreso de la República, o su decreto por el Gobierno Nacional.

Su título prometía un “gran Pacto”, sin embargo, como su mismo texto lo anunció[1], a este solo fueron invitados el Gobierno y la inversión privada. Así lo resaltó el propio Consejo Nacional de Planeación cuando le recomendó al Presidente “Ampliar el concepto de Pacto, donde se reconozcan todos los actores del desarrollo (sector público, sector privado y sector social).”[2] No obstante, a pesar de encontrarse específicamente nombrados en el documento del Plan, las mujeres, los indígenas, la población afrocolombiana, las víctimas y los profesionales de la salud han denunciado no haber sido escuchados ni verse representados en sus planteamientos. Así, si puede hablarse de pacto, este solo se produjo entre el sector privado y el Gobierno Nacional y a espaldas de la población colombiana.

Por otro lado, el eje estructural del Plan lo constituye una trilogía de “pactos” expresados en la fórmula: Legalidad + emprendimiento = Equidad. Supone el Plan que la inequidad en el país son producto de la ilegalidad y la falta de emprendimiento, desconociendo las raíces estructurales e históricas de la exclusión y la inequidad en Colombia, en la distribución desigual, injusta e insolidaria de la tierra y la riqueza haciendo grandes concentraciones en una élites y despojos en grandes grupos de población. Al contrario de la ecuación propuesta, la inequidad empuja a la ilegalidad y al dejar a la mayoría por fuera de los beneficios del desarrollo, estos no tendrán las condiciones necesarias para convertirse en emprendedores.

Adicionalmente la Equidad en el plan se concibe como igualdad de oportunidades. Sin embargo, en una sociedad inequitativa, la igualdad de oportunidades no es equidad, podríamos decir que es más bien imparcialidad y ésta por lo menos mantiene la inequidad o incluso la aumenta, porque aquellos con mejores recursos personales, económicos y sociales son quienes acceden más fácilmente a dichas oportunidades. En una sociedad con grandes inequidades la equidad requiere de discriminación positiva en la acción del Estado y en la inversión social, algo con lo que no conversa la igualdad de oportunidades.

Por el contrario, el Plan contempla grandes beneficios al capital privado al tiempo que procura mayores esfuerzos personales de la población, incluso a la de menores recursos como sucederá en el sistema de salud donde promete cotizaciones en personas sin capacidad de pago y aumento de copagos en la prestación de los servicios. De esta manera, del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022: Ni Pacto, Ni Equidad.


[1] República de Colombia. Gobierno Nacional. Bases del Plan Nacional de Desarrollo. Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad. Bogotá D.C. Colombia 2019. P. 37

[2] Consejo Nacional de planeación. Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022. Concepto del Consejo Nacional de Planeación. Bogotá D.C. Colombia 2019. P.

icon6 icon5 icon3 icon2 icon1 icon4

Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia. Todos los derechos reservados | Medellín 2014

Desarrollado por: Desarrollo web Coviper net services

Casino Bonus at bet365 uk

Redes Sociales

f1

t1

y1

y1

y1