Carta a La vorágine

JuanGuillermoGomezG

Medellín, 11, 11, 2019

Amigos La Vorágine,

Hace unos años estuve en Santander y tuve la ocasión de conoceros. Vivo en Medellín, y sigo, sin que reporte, sus intensas actividades alternativas. Colombia ha padecido (no es caso endémico en la región) convulsiones políticas en la última década. Ahora nos enfrentamos a un Paro Nacional el próximo 21 de noviembre que, de ante mano, está criminalizado. Saben que al momento que las derechas se ven acosadas, como el mamífero superior moribundo, se muestra más peligroso. Así que la derecha da coces, muerde, pierde todos los escrúpulos, los que nunca ha tenido pero que reclama a los demás.

Como en los años de José Eustasio Rivera, vivimos sumergidos en la violencia. El nombre de la Vorágine resume toda la historia política del siglo XX colombiano. No ha habido, sino para sesudos historiadores, un antes y un después. No: hay una continuidad de un trauma que devora, que consume, que seca las fuentes de la vida y arrebata toda dignidad humana.

En esto estamos, como en esa escena espeluznante de la gran novela, en que se corta con machete las dos manos a un poblador, que levanta sus brazos, y de sus muñones mana sangre como de una fuente oriental. Somos esa fuente oriental que desde hace un siglo mana sangre a borbotones, sin cesar, y que no desperdicia oportunidad para dar a ese manantial macabro motivo como alegre espectáculo de can can.

Les escribo, no sin angustia, en una hora de cambio, sin que se note el cambio. Hay gente rebelde como siempre la ha habido, pero es una hora especial. Millones de gentes van a salir a decir no a este gobierno, no a este Estado, no a estos empresarios de mierda, criminales, déspotas, cínicos, desvergonzados, corruptos hasta las heces, ahítos con sus chequeras con cuentas en el Chase Manhattan Bank y en el Deutsche Bank (no sé exactamente si estas son sus sedes bancarias, pues no estuve comprometido en los Panamá Papers).

Somos muchos y a muchos están matando, masacrando. Somos muchos y antes de que me masacren, les escribo, pues después “para qué”. Mientras respire, todo se puede decir y mientras nos silencien, podemos escribiros a Santander, esa bella joya española del mar del Norte, que logré entrañablemente amar, en los pocos meses que viví allí. Somos muchos y podemos mañana ser menos, al ser masacrados por una derecha infame que, como animal acosado, dispara a todos los frentes, hasta agotar sus casi inagotables proyectiles.

Esta derecha colombiana tiene sus sicarios, sus sicarios a sueldo y sus sicarios de banco, sus sicarios morales y sus sicarios profesores, sus sicarios jueces. El sicariato es una industria enorme y enormemente rentable. No temo caer bajo la balas de ese sicariato. No temo y temo. Temo que me dejen sin brazos para escribir, mutilado mentalmente para no poder protestar contra mis odios fundados.

El odio en mi caso, como en los que vamos a salir a marchar este próximo 21 de noviembre, no es el odio del resentido sino el odio contra el cacique de vereda y contra el cacique de farándula que ordena a matar despiadadamente, manda a asesinar y manda a la soga a quien se interponga a su omni-poder.    

Quiero terminar aquí, porque veo que se me acabó la vena. No deseo abusar de vuestro tiempo, no deseo abusar de vuestra piedad anarquista. Sois anarquistas como salidos del “Apoyo mutuo”. Por eso comulgamos en esta distancia, que es mínima de teclado a teclado, como si estuviéramos sentados al lado, uno al lado del otro. Os palpo. Sé que van a marchar con nosotros en esta jornada del 21 próximo que tiene al centro, a la derecha y a la ultraderecha con los pelos de punta.

Esta jauría, que bien hubiera podido estar a disposición de las JONS, nos jode, nos quiere joder y hasta podrá jodernos…

Abrazos inmensos,

Juan Guillermo

PD. Juan Guillermo [Gómez García]   

Profesor de la Facutad de Comunicaciones, UdeA     

icon6 icon5 icon3 icon2 icon1 icon4

Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia. Todos los derechos reservados | Medellín 2014

Desarrollado por: Desarrollo web Coviper net services

Casino Bonus at bet365 uk

Redes Sociales

f1

t1

y1

y1

y1